¿Cuánto dinero cuesta cargar un móvil?

A día de hoy, las facturas eléctricas son cada vez más desorbitadas y es difícil ahorrar. Después de contratar el servicio y suministro eléctrico, ves cómo el precio de tener conectados todos los aparatos electrónicos hace que estés con el agua al cuello. 

Bien es sabido que el frigorífico es el que más electricidad consume de todos estos aparatos, aproximadamente 662 kilovatios por hora (kWh). No muy por detrás está el congelador (563kWh) o la lavadora (255kWh). 

Ahora la revolución de Internet y las nuevas tecnologías ha derivado en una dependencia brutal del móvil. Pero, ¿te has preguntado cuánto cuesta tener enchufado a la luz toda la noche? ¿Condiciona mucho tu factura de la luz? 

¿Cuál es el precio de cargar el móvil? 

Por norma general, se precisan de 0.0095 kwh para una carga del teléfono de dos horas hora. 

Si se multiplica esa cifra por el precio contratado, que suele rondar los 0,15 euros por kwv, el resultado es de aproximadamente 0,50 céntimos al año; una cantidad insignificante si la comparas con lo que cuesta tener luz en el hogar. 

¿Y si dejo el móvil cargando toda la noche? 

Muchas veces se ha dicho que dejar conectado el teléfono a la luz toda la noche consume y gasta. En más de una ocasión te habrá chillado tu madre para que desconectes el cargador del móvil y lo pongas el tiempo justo, porque además de estropear la batería, la factura eléctrica se encarece. Nada más lejos de la realidad. La relación entre carga y coste está rodeada de mitos. 

Para saber con seguridad el gasto por hora de cargar el teléfono móvil toda la noche, es necesario saber el precio del kilovatio (kWh) el cual depende de la tarifa eléctrica contratada y de la potencia de suministro que se haya fijado con la operadora eléctrica en cuestión. No obstante, en términos generales, esto es lo que hay que abonar: 

  • Según los expertos, un cargador consume 3,68 vatios cuando el móvil está cargando y 2,24 cuando ya al 100% de batería pero sigue conectado. 
  • En precio, esto equivaldrá a un consumo de cerca de cinco kilovatios por hora que se traduce en 0,63 euros al año.  

De nuevo, el hecho de dejar este aparato conectado no influye significativamente en la factura de la luz. 

Mejorar los hábitos de consumo eléctrico 

Aunque este aparato electrónico no suponga un gasto sustancial, siempre es bueno conectarlo únicamente hasta que esté cargado. No obstante, si de verdad quieres empezar a ahorrar, los cambios tienen que ir dirigidos a los citados electrodomésticos que más consumen: 

  • Sustituir la nevera por una más eficiente energéticamente hablando, cuya potencia no exceda de los de 170-190 kWh al año. 
  • Usar la lavadora con agua fría y en ciclos cortos en la medida de lo posible 
  • Dejar a un lado la vitrocerámica de inducción y apostar por una eléctrica. Además de consumir una potencia mucho menor, es mucho más sencilla de limpiar. 
  • Apagar el horno 5 o 10 minutos antes de que haya finalizado el cocinado. Con el calor interno, esa comida a la que le falta el último punto acabará haciéndose. 
  • Llenar al máximo el lavavajillas y apostar por ciclos cortos a baja temperatura. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *