Saltar al contenido

Los gastos de luz e Internet, los primeros a pagar entrar a una vivienda nueva

junio 26, 2019

Los gastos de luz e Internet, los primeros a pagar entrar a una vivienda nueva

Cuando entras a comprar una vivienda o la alquilas, hay unos gastos que siempre van a ser permanentes, los de luz e Internet. Es una realidad que si no cuentas con un suministro de luz es imposible realizar muchas de las tareas diarias, al igual que Internet, dada la tendencia en alza a un mundo cada más digitalizado. 

¿Cuánto te cuesta la luz? 

Lo primero que tienes que hacer al entrar en una vivienda nueva es comprobar si tiene luz o no. Por norma general, las viviendas en alquiler suelen disponer de electricidad ya que previamente se ha realizado el trámite de alta del suministro, pero en las de nueva construcción no suele ser tan común. 

No obstante, aunque la vivienda sea de segunda ocupación, si han pasado más de tres años desde que se dio de baja el suministro, quieres contratar una potencia superior a la especificada en el boletín eléctrico o este último ha caducado, tienes que proceder a dar de nuevo el alta. Para todos estos trámites, lo primero es consultar con la distribuidora contratada. 

Tras presentar la debida documentación, el siguiente paso es dar de alta la luz; un proceso que conlleva unos costes fijos y otros variables. 


El derecho de enganche, el precio que cobra la distribuidora por conectar el suministro a la red general, es fijo, 9,04 euros, mientras que el derecho de acceso – acceso a una nueva alta de luz- y los derechos de extensión– solo abonables si han pasado más de tres años desde que se dio de alta la luz- dependen de las circunstancias. Sus precios son de 19,703137€/kW y 17,374714€/kW respectivamente. 

Este coste de dar de alta la luz variará en función de la potencia contratada. La más baja, de 3,45 kW, tiene un coste de alta de 165,68 € IVA incluido, mientras que la más alta es de 9,2 kW y tiene un precio de 423,60 €. 

¿Cuánto cuesta dar de alta Internet? 

Con el paso de los años, el proceso de dar de alta Internet es cada vez más fácil. Ahora tan sólo es un trámite que se puede hacer en cuestión de minutos por la red. 

En lo que se refiere a los costes, lo primero que tienes que determinar es qué método de conexión necesitas: 

  • Fibra óptica: es la que cuenta con una mayor velocidad y más estabilidad. 
  • ADSL: con una velocidad más baja, pero también con amplias garantías para disfrutar de conexión. 
  • Internet 4G: no está sujeto a ningún tipo de atadura, puedes conectarte desde donde quieras, pero tiene el inconveniente de que su volumen de datos es limitado. 
  • Internet satélite: la mejor opción si vives en zonas con mala cobertura (rurales). 

A partir de ahí, el coste de Internet dependerá del método y de la tarifa contratada, que deberás pagar mensualmente. También suele haber unos costes adicionales por la instalación de la conexión, pero suelen ser asumidos por la distribuidora como una fórmula para fidelizar clientes. A estos hay que sumar los gastos de envío, que suelen oscilar entre los 6 y los 12 euros. 

Así, si quieres disponer de fibra óptica, MasMóvil la oferta a 29,99 euros al mes, con una velocidad de 100 megas y llamadas ilimitadas. Si por el contrario prefieres ADSL, la oferta más competitiva es la de Vodafone, que ofrece una velocidad de 35 Mb y también llamadas ilimitadas a fijos y móviles por 30,99 euros al mes. En cuanto al 4G, con Amena dispones de una velocidad de 20-50 Mb y un tráfico de 50 mb por 34,95 euros al mes.